El conflicto de Sidor se destraba de a poco

SidorCorreo del Caroni/  El comité ejecutivo del Sindicato Único de Trabajadores de la Industria Siderúrgica y Sus Similares (Sutiss) se reunió al final de la tarde de este lunes con la representación de Sidor y la Inspectoría del Trabajo, en el Comando Regional N° 8 de la Guardia Nacional.

El lugar de negociación pasó de la sede del ente ministerial al comando de la GN por solicitud del presidente del sindicato, José Luis Hernández, que solicitó realizar la reunión en un sitio más seguro.

Hasta la medianoche de este lunes empresa y sindicato aún no habían logrado un acuerdo definitivo para liquidar el conflicto que hoy cumple 19 días, el segundo más largo desde 2008.

Sidor planteó ayer cancelar 30 mil bolívares como adelanto de los pasivos (por concepto de hoja de cálculo y diferencia de utilidades) el próximo 11 de diciembre a cambio que los empleados liberen los despachos de productos siderúrgicos el 8 de este mes.

Esa propuesta ya había sido presentada por Sidor al inicio del conflicto, pero fue rechazada por el presidente de Sutiss, que asegura que la Asamblea Nacional aprobó recursos para cancelar las utilidades conforme a una fórmula del 15 de octubre que estipula aguinaldos entre 80 y 90 mil bolívares para los sidoristas.

Los 30 mil bolívares que ofreció Sidor, en un primer momento fraccionado hasta enero de 2014, provienen de un fondo de 408 millones de bolívares que la estatal tiene en su haber. El pago, inicialmente, se haría lineal y la diferencia se cancelaría al finalizar la discusión del contrato.

Al planteamiento de Sidor, el sindicato respondió exigiendo 45 mil bolívares de inmediato -a pagar en un solo desembolso- para retomar las operaciones de la planta y continuar discutiendo el contrato colectivo.

El secretario general del sindicato, Julio López, informó al cierre de esta edición que aún no había un acuerdo sino propuestas, las cuales serían presentadas hoy en asamblea de las 6:00 de la mañana.

Por seguridad

La reunión de este lunes tuvo como antecedente una movilización matutina en dos escenarios: en el elevado de CVG Carbonorca y otra al frente del presidente del sindicato, José Luis Hernández, que comenzó con una “operación morrocoy” desde la avenida Angosturita y concluyó en el elevado de CVG Alcasa.

Ambas movilizaciones se disolvieron cerca de las 10:30 de la mañana con el acuerdo de una reunión en el comando de la GN.

La expectativa este lunes -sin embargo- era la asamblea general de trabajadores donde la cuadrilla que entraba esperaba respuestas al episodio del viernes en la sede de la Inspectoría del Trabajo, donde las partes estaban negociando la salida al conflicto.

El presidente del sindicato no negó ni afirmó que el informe técnico presentado en esa reunión, en la que propone importar planchones y palanquillas, haya sido redactado por él; empero sí comentó que “lo que le duele” a sus adversarios es que en ese documento se denuncia, con nombre y apellidos, a los que -en su opinión- son los responsables de la corrupción en la acería.

Los empleados allí reunidos emplazaron al presidente del sindicato a consolidar la unidad con todos las corrientes, e incluso un grupo planteaba -de no haber un acuerdo entre la dirigencia- discutir directamente con la compañía la salida al conflicto.

Para este martes se espera una asamblea de trabajadores en donde se informe los avances de la reunión.

Mesa técnica salarial hace pública propuesta de utilidades
La mesa técnica salarial divulgó este lunes su propuesta para el pago de utilidades, una fórmula alterna a la planteada por Sidor y el comité ejecutivo del Sindicato Único de Trabajadores de la Industria Siderúrgica y Sus Similares (Sutiss).

La cláusula diseñada por los técnicos plantea la inclusión de las ganancias líquidas de 15%, que había sido excluida por Sidor, y una fórmula que varía según el tipo de jornada.

Para los trabajadores del turno rotativo plantean 120 días de salario integral más siete días de salario básico diario por mes con factor 7.3 u otro factor convenido; al trabajador llamado “fijo de día” los mismos 120 días pero con la diferencia de la sumatoria de la prima diurna por mes a razón del factor 7.3 u otro factor convenio; mientras que a los trabajadores del turno mixto proponen cancelar la fórmula que más favorezca.

El documento, hecho por los trabajadores Mario Valor, Freddy Herrera, Juan Brito, Gregorio González, Carlos Porras, Luis Cabrera, Jesús Milano, Migdalia Louis y Jhonny Luna, fue presentado ayer luego de cinco días de haberlo entregado al presidente de Sutiss, José Luis Hernández.

Luna indicó que en vista de que el sindicato no lo planteó en asamblea ni ante la empresa, y pese a que han sido respetuosos de la institucionalidad, decidieron hacerlo público para que sea de conocimiento de los trabajadores.

El también director laboral señaló que la propuesta no ha podido ser escuchada porque el conflicto en Sidor se ha “personalizado” y en nombre de los sidoristas pidieron a los dirigentes sindicales que “busquen otro momento para que diriman sus diferencias”.

Además de la fórmula, mejoraron la cláusula que establece que por tres faltas injustificadas se descuenta un día de utilidades al trabajador, colocando que por cada cinco faltas injustificadas sólo se descontará uno.

El trabajador Mario Valor señaló que la industria tiene 408 millones para hacer el pago actual por concepto de diferencia de utilidades y los cuatro conceptos de la hoja de cálculo que la empresa hasta ahora reconoce. “Tiene que haber un punto de equilibrio y sensatez”, dijo.

La directora laboral Migdalia Louis planteó la necesidad de que haya reunión de junta directiva de Sidor pues, hasta ahora, a los empleados no se les ha presentado los balances financieros ni se ha expuesto la viabilidad económica para responder a las exigencias.

Louis subrayó que, pese al cierre de información, saben que la estatal tiene mecanismos para saldar la deuda y establecer un cronograma de desembolso.

Les preocupa que tras 15 días de conflicto y nueve meses desde la última reunión de junta directiva, aún no haya un programa de compra de repuestos e insumos.